PROTOCOLO 5 PROTOCOLO DE ACTUACIÓN FRENTE POSIBLE MALTRATO INFANTIL Y/O ABUSO SEXUAL INFANTIL


Save this PDF as:
 WORD  PNG  TXT  JPG

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "PROTOCOLO 5 PROTOCOLO DE ACTUACIÓN FRENTE POSIBLE MALTRATO INFANTIL Y/O ABUSO SEXUAL INFANTIL"

Transcripción

1 PÁGINA 1 DE 5 PROTOCOLO 5 PROTOCOLO DE ACTUACIÓN FRENTE POSIBLE MALTRATO INFANTIL Y/O ABUSO SEXUAL INFANTIL El maltrato infantil se entiende como todos aquellos actos de violencia física, sexual o emocional, sea en el grupo familiar o en el entorno social, que comenten en contra de niños, niñas y adolescentes de manera habitual u ocasional. El maltrato puede ser ejecutado por omisión (entendida como falta de atención y apoyo de parte del adulto a las necesidades y requerimientos del niño, sean de alimentación, salud, protección física, estimulación, interacción social u otro), supresión ( que son las diversas formas en que se le niega al niño el ejercicio y goce de sus derechos) o transgresiones (entendida como todas aquellas acciones o conductas hostiles, rechazantes o destructivas hacia el niño, tales como malos tratos físicos, agresiones emocionales, entre otros) de los derechos individuales y colectivos que incluye el abandono completo o parcial. Dentro del concepto de maltrato infantil se establecen diferentes categorías, en función de distintas variables: 1. Maltrato físico: Cualquier acción no accidental por parte de los cuidadores, madres o padres, que provoque daño físico o enfermedad en el niño o adolescente que signifique un grave riesgo de padecerlo. Puede tratarse de un castigo único o repetido, siendo variable su magnitud. Los criterios médicos legales, consideran: Lesiones graves: todas aquellas que causan en el niño o adolescente enfermedad o incapacidad de 31 días o más. Lesiones menos graves: aquellas en que la enfermedad o incapacidad sea de más de 15 días y menos de 31, considerando además la calidad de las personas y circunstancias de hecho. 2. Maltrato emocional o psicológico: Se trata del hostigamiento verbal habitual por medio de insultos, críticas, descréditos, ridiculizaciones, así como la indiferencia y el rechazo

2 PÁGINA 2 DE 5 explícito o implícito hacia el niño/a o adolescente. Se incluye también en esta categoría, aterrorizarlo, ignorarlo o corromperlo. Ser testigo de violencia entre los miembros de la familia es otra forma de este tipo de maltrato. 3. Negligencia: Se refiere a la falta de protección y cuidado mínimo por parte de quienes tienen el deber de hacerlo. Existe negligencia cuando los responsables del cuidado y educación de los niños/as y adolescentes no atienden ni satisfacen sus necesidades básicas sean estas físicas, sociales, psicológicas o intelectuales. 4. Abandono emocional: Es la falta persistente de respuesta a las señales, expresiones emocionales y/o conductas de los niños/as y adolescentes que buscan proximidad y contacto afectivo, así como la falta de iniciativa de interacción y contacto, por parte de su figura adulta estable. El abuso sexual es una forma grave de maltrato infantil. Implica la imposición a un niño, niña o adolescente, de una actividad sexualizada en que el ofensor obtiene una gratificación, es decir, es una imposición intencional basada en una relación de poder. Esta imposición se puede ejercer por medio de la fuerza física, el chantaje, la amenaza, la seducción, la intimidación, el engaño, la utilización de la confianza, el afecto, o cualquier otra forma de manipulación psicológica (Barudy 1998) Si bien existen distintas definiciones de abuso sexual infantil, todas identifican los siguientes factores comunes: Relación de desigualdad o asimetría de poder entre el niño y el agresor/a, ya sea por madurez, edad, rango jerarquía, etc. Utilización del niño como objeto sexual, involucrándolo en actividades sexuales de cualquier tipo. Maniobras coercitivas de parte del agresor: seducción, manipulación y/o amenazas

3 PÁGINA 3 DE 5 El abuso sexual involucra cualquier conducta de tipo sexual que se realice con un niño o adolescente, incluyendo entre otras, las siguientes: Exhibición de sus genitales por parte del abusador/a al niño o adolescente. Tocación de genitales del niño o adolescente por parte del abusador/a Tocación de otras zonas del cuerpo del niño o adolescente por parte del abusador/a Incitación, por parte del abusador/a, a la tocación de sus propios genitales. Contacto bucogenital entre el abusador/a y el niño o adolescente. Penetración vaginal o anal, o intento de ella, con sus genitales, con otras partes del cuerpo o con objetos, por parte del abusador/a. Utilización del niño o adolescente en la elaboración de material pornográfico (EJ: fotos, películas, imágenes en internet) Exposición de material pornográfico a un niño o adolescente (Ej: revistas, películas, fotos, imágenes de internet) Promoción o facilitación de la prostitución infantil. Obtención de servicios sexuales de parte de un menor de edad a cambio de dinero u otras prestaciones CONSIDERACIONES RELEVANTES PARA ENFRENTAR SITUACIONES DE MALTRATO Y ABUSO SEXUAL INFANTIL EN ESTABLECIMIENTOS EDUCACIONALES 1. Los niños, niñas y adolescentes deben ser protegidos del maltrato y el abuso sexual La familia es la primera responsable de la protección de los niños/as y adolescentes ante situaciones de maltrato y abuso sexual, responsabilidad. Las situaciones de maltrato y abuso sexual infantil deben ser detenidas de manera eficaz y decidida, a fin de evitar que el niño continúe siendo dañado. Frente a la sospecha, siempre será necesario actuar preventiva y protectoramente para clarificar la situación. Ante situaciones de maltrato físico, psicológico, negligencia y/o abuso sexual infantil, siempre se debe priorizar el interés superior del niño La omisión o minimización de algún hecho o situaciones, puede aumentar el riesgo de vulneración de los derechos de los niños.

4 PÁGINA 4 DE 5 2. El establecimiento educacional debe actuar oportunamente frente a situaciones de maltrato y abuso sexual infantil. Detectar una situación de maltrato o abuso sexual infantil, implica que algún adulto de la comunidad educativa toma conocimiento o sospecha que un niño está siendo dañado por la acción u omisión de otro adulto, sea este un familiar o no. No es función de los profesionales de la educación investigar o diagnosticar estas situaciones, pero si estar alertas y actuar oportunamente, derivando a centros especializados y/o efectuando la denuncia correspondiente (Ciliero, 2007) Al detectar una situación de maltrato o abuso sexual infantil, es imprescindible actuar para interrumpir la vulneración de derechos de los niños y facilitar el proceso de reparación; se debe denunciar y/o derivar el caso, lo que no implica necesariamente denunciar o identificar a una persona específica: lo que se debe denunciar es el hecho, entregando todos los datos disponibles, ya que la identificación del agresor /es tarea del Ministerio Público, Tribunales de garantía, Carabineros y Policía de Investigaciones. La Ley sobre Violencia Escolar Nº en el artículo 16 d, establece la especial gravedad del maltrato ejercido por parte de un adulto en contra de un niño/a: revestirá especial gravedad cualquier tipo de violencia física o psicológica cometida por cualquier medio en contra de un estudiante integrante de la comunidad educativa, realizada por quien detente una posición de autoridad, sea director, profesor, asistente dela educación u otro, así como también la ejercida por parte de un adulto de la comunidad educativa en contra de un estudiante El citado artículo señala, además, que los padres, madres, apoderados, profesionales, asistentes de la educación, así como los equipos docentes y directivos de los establecimientos educacionales deberán informar las situaciones de violencia física o psicológica, agresión u hostigamiento que afecten a un estudiante miembro de la comunidad educativa de las cuales tomen conocimiento, todo ellos conforme al reglamento interno del establecimiento

5 PÁGINA 5 DE 5 3. Indicadores para la detección del maltrato y abuso sexual infantil. Un adulto detecta una situación de maltrato y/o abuso, cuando se produce al menos una de las siguientes situaciones: a. Cambios bruscos de conducta: aislamiento, baja de ánimo, tristeza, llanto b. Brusco descenso de notas, repentina desmotivación por los estudios y/o actividades de su interés c. Lesiones físicas reiteradas y/o que no sean comúnmente atribuibles a actividades habituales a su edad y etapa de desarrollo. d. Miedo o rechazo a volver a su hogar. e. Miedo o rechazo a asistir al colegio o a estar en lugares específicos de éste 4. Indicaciones para enfrentar situaciones de maltrato y abuso sexual a. Cuando ocurre fuera del establecimiento Gran parte de los casos de maltrato y abuso sexual infantil ocurren en el hogar, son cometidos por familiares o personas cercanas a ésta; en estas situaciones es fundamental que el establecimiento recabe la información principalmente orientada a buscar algún adulto protector que pueda apoyarlo en el proceso de reparación, que el niño identifique como figura significativa y que tenga un vínculo cercano a él. Las autoridades del colegio deben tomar contacto con las instituciones de la red local de prevención y atención, especialmente la Oficina de Protección de Derechos (OPD) u otros estamentos del SENAME. Se recomienda que sean los profesionales de estos centros los que entrevisten al niño o adolescente y que esto se lleve a cabo idealmente fuera del establecimiento educacional. b. Cuando ocurre al interior del colegio y/o el agresor se desempeña en él. Primero que todo, debe considerarse que, cuando la situación de maltrato o abuso sexual infantil ocurre dentro del establecimiento educacional, éste debe velar por mantener el bienestar superior del niño, aun cuando el miembro de la comunidad educativa deba ser alejado de sus funciones de manera temporal, mientras se realiza la investigación.

6 PÁGINA 6 DE 5 En ambos casos, ya sea que la situación de maltrato o abuso ocurran dentro o fuera del establecimiento educacional, el colegio debe velar por resguardar la dignidad e intimidad del niño agredido, de su familia y de los demás involucrados. Esto no significa minimizar u ocultar la situación, sino reforzar el rol fundamental del establecimiento en contemplar las acciones formativas que involucren conocimientos, habilidades y actitudes en el ámbito del auto-cuidado, prevención, educación de la sexualidad y afectividad, entre otros. c. Cuando el agresor es otro alumno del colegio. Debido a que el ofensor se encuentra en proceso de formación, la intervención profesional oportuna y especializada permitirá interrumpir las prácticas mal tratantes en el corto plazo, disminuyendo la probabilidad de reincidencia. Se debe tener mucho cuidado en no catalogar como abuso una situación entre dos niños/as que puede tratarse de una exploración que es necesaria orientar y canalizar sana y adecuadamente, no penalizar ni castigar.

7 SISTEMA DE GESTIÓN INTEGRADO REV. 02 PÁGINA 7 DE 5 II. PROCEDIMIENTO EN CASO DE POSIBLE ABUSO SEXUAL CONTRA MENORES Etapa Tiempo Responsable Procedimiento Registros. Detección Inmediata Persona que recibe el primer relato Informar Inmediata Persona que recibe el primer relato La persona que recibe o sospecha de una posible situación de maltrato y/o abuso sexual infantil debe escuchar al niño o adolescente sin cuestionarlo ni confrontarlo y contenerlo en un contexto resguardado, protegido y dando credibilidad a lo que dice. Se le debe señalar de manera explícita que esta información no puede mantenerse en secreto debido a la vulneración que significa y a que coloca en riesgo su bienestar, por lo tanto, deberá ser informada a quien corresponda en el establecimiento educacional y a un adulto significativo para él. * En caso de existir objetos (ropa u otros) vinculados a la posible comisión de un delito, evitar manipular y guardarlos en una bolsa cerrada de papel. Quien tome conocimiento de una situación de maltrato y/o abuso sexual infantil, ya sea por el relato de la víctima o tercero (compañero/a o adulto) aun cuando no posea todos los antecedentes que le parezcan suficientes o necesarios, deberá poner en conocimiento al Director de área y a la psicóloga del área quien inmediatamente debe informar a Rectoría, los que deberán denunciar el delito en un plazo no mayor a 24 horas, como lo exige la ley. Pauta de entrevista Pauta de entrevista 7

8 SISTEMA DE GESTIÓN INTEGRADO REV. 02 PÁGINA 8 DE 5 Comunica Inmediata Director de ción con área, rectora, adulto vice rectora, significati psicóloga de vo (familiar u otro) área. Denuncia 24 horas Rector después de tomar conocimiento Derivació n Acompañ amiento 72 horas Director de después de tomar conocimiento 72 horas después de área, psicóloga del área Director de área y Se debe tener especial preocupación cuando la situación de maltrato y/o abuso sexual infantil proviene de parte del algún miembro de la familia o cercana a ésta, ya que puede generar resistencia a colaborar con el proceso y puede generar una crisis familiar que obstaculice el proceso de reparación, por lo que la determinación de tomar contacto con un familiar debe realizarse de manera cuidadosa. También es necesario separar los contextos de conversación. El rector del colegio es el responsable de realizar la denuncia a la OPD o al tribunal de familia, de acuerdo al artículo 175 código procesal penal, de lo contrario se expone a las penas establecidas en el código penal. ** El colegio está obligado a realizar la denuncia con o sin la autorización de los padres de la víctima. Simultáneamente se informará mediante un oficio a la Superintendencia de Educación, sobre la situación y actuación del colegio, según lo estipulado en los lineamientos establecidos por el MINEDUC. Son estos estamentos los que en caso de ser necesario derivarán el caso identificado a los estamentos especializados en temáticas de maltrato y abuso sexual infantil, con el objetivo de que ejecuten el proceso de investigación e intervención correspondiente. El Director y especialista del área del DSE, deberán brindar las condiciones necesarias para dar cumplimiento, desde el Informe de denuncia y comprobante de entrega en oficina OPD o tribunal de familia y Superintendencia de Educación Acta de reunión. 8

9 SISTEMA DE GESTIÓN INTEGRADO REV. 02 PÁGINA 9 DE 5 escolar. tomar psicóloga del establecimiento, a las medidas de protección, de las que fuera informado conocimiento área. y apoyar pedagógicamente al niño/a o adolescente, para que su participación en el proceso de investigación y/o reparación no afecte su desempeño escolar. El Director debe informar al profesor jefe del niño afectado y convocar un Consejo de Profesores de su curso, a fin de acordar estrategias formativas, didácticas a seguir, además de definir fechas de evaluación del seguimiento. No es necesario que los docentes conozcan la identidad del niño/a afectado ni detalles de los hechos. El énfasis debe estar puesto en evitar rumores, morbosidad y acciones discriminadoras por parte tanto de docentes como de apoderados. Elaborado por Coordinador Departamento 2015 Fecha: 7 diciembre 2015 Revisado y actualizado por Departamento de servicios estudiantiles 2017 Fecha: Aprobado por Rectoría Fecha: 23 febrero

10 SISTEMA DE GESTIÓN INTEGRADO REV. 02 PÁGINA 10 DE 5 10